lunes, 21 de enero de 2013

Tu me veux pure... Tu me quieres blanca, poème Français-Espagnol




Tú me quieres blanca                   Tu me souhaites blanche

Tú me quieres alba,                        Tu me souhaites faite d’aurores,
Me quieres de espumas,                  Tu me souhaites d’écumes,
Me quieres de nácar.                       Tu me souhaites en nacre.
Que sea azucena                             Que je sois un  lys
Sobre todas, casta.                          Par dessus toutes, chaste.
De perfume tenue.                          De parfum suave.
Corola cerrada                                Corolle fermée

Ni un rayo de luna                          Que même pas un rayon de lune
Filtrado me haya.                            M’ait infiltré.
Ni una margarita                             Que même pas une marguerite
Se diga mi hermana.                        Puisse se dire ma sœur.
Tú me quieres nívea,                       Tu me souhaites en neiges,
Tú me quieres blanca,                      Tu me souhaites blanche,
Tú me quieres alba.                          Tu me souhaites faite d’aurores.

Tú que hubiste todas                        Toi, qui as eu toutes
Las copas a mano,                           Les coupes à portée de main,
De frutos y mieles                            De fruits et de miels
Los labios morados.                         Les lèvres violacées.
Tú que en el banquete                      Toi, que dans le festin
Cubierto de pámpanos                      Couvert de pampres
Dejaste las carnes                             As-tu laissé les chairs
Festejando a Baco.                           En honneur de Bacchus.
Tú que en los jardines                       Toi que dans les jardins
Negros del Engaño                            Noirs du mensonge
Vestido de rojo                                 Habillé en rouge
Corriste al Estrago.                           Tu t’est précipité aux Ravages.

Tú que el esqueleto                          Toi, que le squelette
Conservas intacto                             Gardes intact
No sé todavía                                   Je ne sais pas encore
Por cuáles milagros,                          Par quels miracles,
Me pretendes blanca                         Tu me souhaites blanche
(Dios te lo perdone),                         (Dieu te perdonne),
Me pretendes casta                           Tu me souhaites chaste
(Dios te lo perdone),                         (Dieu te perdonne),
¡Me pretendes alba!                          Tu me souhaites faite d’aurores !

Huye hacia los bosques,                    Fuis aux bois,
Vete a la montaña;                            Va à la montagne ;
Límpiate la boca;                              Lave-toi la bouche ;
Vive en las cabañas;                          Habite les cabanes ;
Toca con las manos                          Touche de tes mains
La tierra mojada;                              La terre mouillée ;
Alimenta el cuerpo                            Nourris ton corps
Con raíz amarga;                              De racines amères ;
Bebe de las rocas;                             Bois entre les roches ;
Duerme sobre escarcha;                    Dors sur la givre ;
Renueva tejidos                                Renouvelle tes tissus
Con salitre y agua;                            Avec du salpêtre et de l’eau ;
Habla con los pájaros                        Parle avec les oiseaux
Y lévate al alba.                                Et lève-toi à l’aube.
Y cuando las carnes                          Et quand les chairs
Te sean tornadas,                             Te soient rendues
Y cuando hayas puesto                     Et quand tu aies remis
En ellas el alma                                En elles l’âme
Que por las alcobas                          Que dans les alcôves,
Se quedó enredada,                          Est restée emmêlée
Entonces, buen hombre,                   Alors, bon homme,
Preténdeme blanca,                          Souhaite-moi blanche
Preténdeme nívea,                           Souhaite-moi en neiges,
Preténdeme casta.                            Souhaite-moi chaste. 

"Tu me quieres blanca", poema de Alfonsina Storni. Traduction: Carlos Alvarado-Larroucau

sábado, 19 de enero de 2013

Hiba Aïssa, una poeta de Egipto: Las veladas de la solitaria

Cairo de noche

Una taza de té
con la voz de Nadjet
Observar la calle
y las estrellas fugaces
Es la rutina para un solitario nocturno
Aquí, hay una pequeña tienda
que cierra temprano sus persianas
Una farmacia que no duerme
gente que pasa a través la fatiga
y una muchacha –treintañera– que hunde un sueño en el fondo
de su bolso.

No hay tierra en esta ruta
salvo aquella que deja sobre las aceras la gente
que entra con zapatos con mala cara
y que frota sus suelas antes de subir a acostarse
Los balcones son estrellas
muy apretadas unas contra otras
hay luces auténticas
y reflejos
Hay agujeros de sombra
y mil infiernos
Hay una taza de té
y la voz de Nadjet
que canta: “Te lo juro por nuestra memoria…”
Hay una estrella que cae
tal vez el recuerdo de un hombre
en alguna otra galaxia
que se ha borrado
La noche cree en supersticiones
y la solitaria
cree en la noche.

Hiba Aïssa, una poeta de Egipto, "Les veillées de la solitaire", de la antología Femmes poètes du monde arabe, Maram al-Masri (ed.), París, Le Temps de cerises, 2012.
Traducción: Carlos Alvarado-Larroucau

Poemas de Hoda Hussein, poeta de Egipto



I.

Deseaba ser delicada
como filo del papel
que corta y hiere.
Suave como terciopelo negro
bueno para vestido de fiesta
o solemne velorio.
Deseaba poseer el poder de ocultarme
como lagarto encantado de retorcerse durante la muda
gozando de un carnaval de colores naturales,
sin que nadie lo observase.
Pero tú me has vuelto dura como guijarro
lanzada como piedra
un escollo tan sólo un escollo
sobre un sendero ignoto.
Un muchacho furioso me patea
o una chica me hacer rodar por el piso jugando
un creyente me deja de lado
un revolucionario inerme me lanza
y nadie construye nada conmigo
ya no sé más quien soy ni dónde estoy.

2.

Un día todo se callará de repente
el silencio recuperará su reino
tragado por el monstruo de los grandes aulladores
infiltrará su mano fría con sabor a menta
envolverá su perla preciosa
y la arrancará violentamente de golpe
Allí, te callaras, Oh mundo
sobre esta tela de terciopelo blanco
en donde alguna vez te pusiste a parlotear
entonces, te veras obligado a escuchar
el corazón invisible que está por encima
sólo palpitaran sus latidos
subiendo y descendiendo

3.

Eres tú, esta estrella centelleante
Mira,
la vida
es un imaginario total
en el que juegas el papel de una metáfora suspendida.
Sólo tengo el tiempo
que tú roes.
Soy la semilla que espera
que el viento la esparza
que el sol la queme
o que la lluvia la hunda en el fango.
Y como un pájaro tu me robes
y me dejes fuera de toda opción posible.
Viajar en ti es una gran aventura
lejos del estrecho horizonte
de las esperas.
Aprendo a dejar el pensamiento
y me paseo en tu interior
contigo.
Tiendo mis manos a lo alto
no para rogar
ni como amenaza de arma,
si no como un niño
que se desliza alegremente
sobre tus pasarelas internas.
No veo nada
y cuánto es bello no ver nada
para que mis ojos no tornen hacia otro lado
y pierda el equilibrio
mientras que nosotros nos hacemos volar
uno al otro.
Me digo en secreto
dentro tuyo.
Te escucho
hablar en secreto
dentro de la noche.
Me dices que la noche
cuando se habla en secreto a ella misma
dentro de ella una estrella resplandece.
Te respondo
que tú también.

Hoda HUSSEIN,  Egipto.

Traducción al español: Carlos Alvarado-Larroucau, del libro Femmes poètes du monde arabe. Antología. Le Temps de Cerises, 2012. 



Novedades en las Letras

Loading...